Archivos para las entradas con etiqueta: narrativa

Es una joda estar bloqueado
Es una joda vivir con el síndrome de la página en blanco.

Writer’s block. Cómo lo detesto. Verán, el síndrome de la página en blanco nos puede joder la vida a más de uno. Nunca se sabe cuánto tiempo durará. Lo único cierto es que existe, y le puede tocar al más pintado. Para sobrellevarlo, hay que tener un temple de acero, ser algo suicida y algo masoquista. Porque escribir se convierte en una necesidad cuasi-fisiológica, el escritor que no escribe permanece en uno de los peores estreñimientos posibles: el creativo. No hay Ex-Lax que valga. No escribes porque no escribes porque no escribes; porque no escribes.

Es una jodienda y media. Leer el resto de esta entrada »

Escribir requiere de un santuario
Escribir requiere de un santuario

Si hay algo de cierto, es que un autor necesita un santuario para poder escribir. Es decir, siempre se requiere de un sitio en específico dónde sentarse para entregarse a ese fenómeno llamado inspiración, y llenar hilera tras hilera de frases que tengan algún sentido coherente. Los hay de todos tipos, de todos tamaños, de todas preferencias. Lo importante está en que sea lo más estimulante posible para que el escritor pueda encarrilarse en su faena literaria.

Porque estamos ahora hablando del oficio en sí, y de sus herramientas como tal. Pueden ser un juego de bolígrafos y una libreta, una laptop, una Remington, o lo que sea… Leer el resto de esta entrada »

Los diálogos dan vida al personaje.
Los diálogos dan vida al personaje.

Una parte importante en la elaboración de los personajes son los diálogos. Es decir, qué voz asignarle a una persona ficticia en nuestra obra. No es suficiente el hecho de haber compuesto los elementos claves descriptivos de dicho sujeto. Éste tiene que cobrar vida, y lo mejor es que hable por sí mismo.

Ciertamente, para muchos narradores es intimidante el hecho de asignarle un modo de hablar a sus personajes. El temor más común radica en que ningún escritor quiere que sus diálogos suenen impostados, falsos, acartonados y plastificados. Leer el resto de esta entrada »

Encontrar un derrotero puede ser desafiante.
Es un desafío hallar un derrotero.

Uno de los mayores desafíos que tenemos los escritores en común es hallar esa primera frase con la cual empezar a escribir. Podemos tener la idea, el concepto, el esquema de la narración, los hechos bien apuntalados, toda la investigación hecha y derecha, entre tantas parafernalias… pero, a la hora de la hora, siempre nos asalta esta pregunta: ¿cómo empezar?

Hay veces en que la historia comienza a contarse por sí misma, como si abriéramos las válvulas de una represa, y toda la narrativa sale fluyendo a manos llenas. Leer el resto de esta entrada »

Los sentidos tienen mucho que ver

Los sentidos tienen mucho que ver

No quiero dejar de lado el escribir acerca de esa hermosa costumbre que es crear personajes. Sé que se ha escrito, redactado, enseñado y tallerizado sobre esto ad nauseam por geniales figuras que me preceden. Lo mío es tan sólo un intento personalista de dejar un trilladísimo granito de arena sin causar tanta cacofonía.

Cada vez que me toca nacer a un personaje, me gusta empezar imaginándolo en su forma de hablar. Leer el resto de esta entrada »

Parecer no es ningún consuelo
Parecer no es ningún consuelo

A menudo la gente me pregunta acerca de mi estilo al escribir: ¿A quién te pareces? ¿Como quién escribes? También he conocido autores en ciernes que me comentaban que querían que sus obras tuvieran algo de Borges, algo de Cortázar, o algo de García Márquez.

Debo admitir que en mis años de escritorcillo joven e imberbe también caí en la tentación de buscar parecerme a algún autor consagrado. Ultimadamente, muchos de los que escribimos empezamos siendo inspirados por alguna obra en particular Leer el resto de esta entrada »

Lonely Life
Todos tenemos falsos comienzos

La vida está hecha de falsos comienzos. Queremos dejar de fumar, y juramos que “éste será el último cigarrillo.” No obstante, volvemos a recaer. Lo mismo sucede con los blogs. Hay quienes hacen diseños de templates hermosos, desarrollan conceptos personalistas innovadores, convocan gente y arman toda una parafernalia… y al final, el blog queda en la segunda o tercera entrada, y nunca más nadie lo vuelve a visitar. Leer el resto de esta entrada »